ENTREVISTA. José Miguel Amóstegui, especialista en fisioterapia obstétrica. “La Fisioterapia en el embarazo contribuye a reducir el número de episiotomías y desgarros durante el parto”.

09 de Febrero de 2011

José Miguel Amóstegui fue el encargado de abrir las ‘VII jornadas Andaluzas de Fisioterapia. Fisioterapia en la Mujer’ exponiendo algunas lecciones magistrales sobre la importancia de la Fisioterapia en obstetricia. Cercano y accesible, se mostró en todo momento como un gran maestro en la materia, transmitiendo su saber, naturalidad y experiencia a los participantes en el encuentro y reivindicando con argumentos el protagonismo de la Fisioterapia durante el proceso del embarazo.

 

¿Cómo ayuda la Fisioterapia a la mujer embarazada?

La Fisioterapia, relacionada con el suelo pélvico, es beneficiosa para la mujer en todos los casos. Le permite hacer una prevención de las disfunciones características del parto, a través de la toma de consciencia de las estructuras de su suelo pélvico y así, gestionar mejor todos los aspectos relacionados con la relajación perineal. Podemos hacer el parto mucho más agradable evitando un gran número de episiotomías, algunas cesáreas y acortado el periodo expulsivo.

La Fisioterapia, durante el último mes del embarazo, a través del masaje perineal y de técnicas específicas como la práctica con el Epi-no, va a permitir a la embarazada expandir y relajar toda esa musculatura para que el bebé, en el momento de la salida, encuentre una musculatura que ha sido adaptada para esa labor.

 

¿Por qué es tan necesaria esta preparación?
Hay que tener en cuenta que el suelo pélvico es la última barrera que va a encontrar el bebé antes de salir. Si esa barrera se ha elastificado, mediante la relajación de la musculatura, y se ha llegando en el último mes de gestación a conseguir el calibre de la cabecita del bebé, resulta que en el momento expulsivo, la matriz va a empujar al bebé, la mujer va a pujar, y esa musculatura apenas va a resistirse a la salida del niño. Con esto evitamos la episiotomía o el desgarro, haciendo mucho más sencilla la gestión del parto.

La episiotomía a veces hace estragos y debería realizarse sólo cuando fuese necesaria. Si hay un problema o una urgencia al nacer, hay que practicarla, pero hacerlo porque sí como se ha venido haciendo durante muchísimos años es una barbaridad. A veces es preferible un desgarro, donde las fibras se van a romper de forma natural y van a volver a encontrarse, que  un corte donde estas fibras nunca van a encontrarse. Al realizar una episiotomía se cortan músculos fundamentales como el bulbocabernoso que es el esfínter funcional de la vagina.


¿Qué podemos decir de las posturas durante el parto? ¿Cuál es la más aconsejable?

Tenemos que pensar que el bebé tiene que pasar por un molde duro que es la pelvis y que es necesario desmoldearlo. Muchas veces una postura estática y simétrica como la clásica de la mujer tumbada boca arriba con las piernas abiertas, hace que el bebé no pueda desmoldearse fácilmente.
El parto puede ser asimétrico. Igual que vemos como los animales se mueven para parir, necesitamos que la mujer se mueva y adquiera una postura que favorezca este proceso. Hay que entender que la posición de decúbito supino (tumbada boca arriba) es la peor. Hacer caca y parir vienen a ser prácticamente lo mismo. ¿Nos imaginamos hacer caca tumbados en la cama boca arriba en una cama? ¡Qué incómodo!, ¿no? Tenemos que buscar una posición parecida  a cuclillas.
En el parto, necesitamos en primer lugar que la pelvis se mueva para desmoldear, para que el bebé pueda entrar, y necesitamos colocar la espalda y la pelvis en una posición correcta. Es decir, tenemos que conocer la biomecánica de la pelvis.


¿Qué debe hacer el fisioterapeuta?
Nuestra labor, entre otras, consiste en educar a la mujer para que conozca cuál es la dinámica del parto y como éste se produce a través de un movimiento del sacro en una contramutación inicial (meter el coxis hacia adentro en el momento del encajamiento) y una mutación final para que el bebé salga con más facilidad.

 

¿Qué opinión le merece el parto en el agua?
Un autor, Michel Odent, define muy bien esta situación. Dice que “el bebé es un mamífero y los mamíferos no nacen en el agua”, salvo los defines y alguna otra especie, el resto de los mamíferos nacen fuera del agua. El agua es buena para la dilatación. Nos ayuda a soportarla en mejores condiciones, a disminuir el umbral doloroso de la contracción y a sobrellevar mejor el periodo de dilatación, pero es mejor parir fuera del agua.

 

¿Y los partos en casa? ¿Los aconseja?
Últimamente se están “vendiendo” mucho y se hacen con bastante frecuencia en países como Holanda, donde se desplaza al domicilio un equipo sanitario importante con el coche preparado en la puerta de la casa por si hubiera algún problema. El parto en casa conlleva un riesgo, para la madre y para el bebé. No obstante hay que respetar a las mujeres que quieran parir en casa. Lo importante es que la mujer decida. Hay que procurar que “la casa vaya al hospital”. Es decir, que hagamos del parto en el hospital algo íntimo para la pareja y que respetemos las decisiones de la mujer. Hacer que la mujer se sienta en el hospital como si estuviera en casa o por lo menos procurarlo. Lo que se empieza a conocer como el ‘Plan de Parto’.

 

¿En qué consiste?
Consiste en que la mujer pueda avisar con antelación cómo le gustaría que se gestionasen diferentes aspectos relacionados con el parto como pedir que no se le haga la episiotomía; que su pareja esté presente en el parto; poder tomar alimentos durante el periodo de dilatación, parir en una postura determinada, etc.

 

¿Qué recomendaría a las embarazadas que lean esta entrevista?
Que tengan seguridad. La mujer, a la hora de parir necesita seguridad en sí misma y los profesionales sanitarios tenemos que ayudarla para que la tenga. Hay que darle armas para que luche contra el dolor, decirle que puede hacerlo, que el parto es un acto fisiológico, que se apoye emocionalmente en su chico y que tenga confianza en un gran profesional. Así el éxito está prácticamente asegurado.

 

En caso de que no se haya seguido un plan de Fisioterapia adecuado, ¿cómo actúa el fisioterapeuta una vez que ya se han realizado las episiotomías o producido desgarros?
En ocasiones la episiotomía lleva aparejada una mala cicatrización y produce una fibrosis cicatrizal que puede ocasionar dolores en las relaciones sexuales. Aquí la Fisioterapia puede hacer una grandísima labor realizando masajes perineales, elastificando estas estructuras y actuando con electroterapia o incluso con ultrasonido si fuera necesario. Una Fisioterapia especializada puede hacer que la chica olvide este dolor pélvico que en muchas ocasiones, por falta de tratamiento, se hace crónico.

 

¿Tiene actualmente el fisioterapeuta el protagonismo que debería durante el proceso del embarazo, parto y posparto o todavía queda camino por recorrer?Todavía tiene mucho camino que recorrer. Los estatutos de la Seguridad Social y del Consejo General de Fisioterapeutas dicen que el fisioterapeuta tiene que hacer la gimnasia prenatal, pre y posparto, entendiendo ello como parte de la preparación a la maternidad (trabajo con balones, preparación específica, etc). No obstante, las matronas han ocupado durante mucho tiempo este espacio y hoy en día les cuesta aceptarlo. La matrona es una enfermera especializada en partos. No está preparada para dirigir una tabla de ejercicios ni para conocer la biomecánica de la pelvis en relación parto. Todas las novedades que han surgido en este sentido en los últimos años han sido por iniciativa de fisioterapeutas como Marcel Caufriez o Alain Bourcier, profesionales innovadores en cuestiones como el estudio de los pujos, cambios de postura, etc.

 

José Miguel Amóstegui es especialista en fisioterapia obstétrica y presidente de la Sociedad Española de Fisioterapia y Pelviperineología (SEFIP).

ENTREVISTA. José Miguel Amóstegui, especialista en fisioterapia obstétrica. “La Fisioterapia en el embarazo contribuye a reducir el número de episiotomías y desgarros durante el parto”.
facebook twitter youtube linkedin instagram
Zona privada
:
:
grafica estadisticas
Total visitas
6215212
Visitas sección
2387185


Sede Sevilla: C/ Bartolomé de Medina 1 - 41004 Sevilla Tfno: 954 98 88 50 - E-mail: colegio@colfisio.org
Oficina Málaga: C/ Salitre, 11 - 29002 Málaga Tfno/Fax: 951 24 61 99 - E-mail: oficinamalaga@colfisio.org
logo_colfisio
Director de contenido: Álvaro Lasa Puech
Aviso legal   |   Política de cookies   |   Protección de datos
Diseño y Programación Web:
ViaFisio, S.L. - www.viafisio.com