CÓDIGO DEONTOLÓGICO
De conformidad con el art. 5. i) de la Ley de Colegios Profesionales se atribuye a los Colegios la función de ordenar la actividad profesional de los colegiados, velando por la ética y dignidad profesional y por el respeto debido a los derechos de los particulares; asimismo les encomienda la facultad disciplinaria en el orden profesional y colegial.

El artículo 11, apartado 2, letra c), de los Estatutos del Ilustre Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Andalucía, se establece que el Ilustre Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Andalucía elaborará y aprobará un Código deontológico que vele por la salvaguardia y observancia de los principios éticos y legales de la profesión, el cual tendrá carácter obligatorio.

En consecuencia, el Pleno de la Junta de Gobierno, tras los oportunos informes jurídicos, así como a los diferentes miembros de la aludida Junta de Gobierno, tal como preceptúa el artículo 37 de los Estatutos anteriormente citados, con fecha 10 de noviembre del presente año, y por unanimidad de sus miembros; aprobó el Código Deontológico de la Fisioterapia, cuyo expediente completo obra en el archivo de este Ilustre Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Andalucía, sección de Resoluciones.

Asimismo, el texto fue sometido a la decisión de la Asamblea General de los colegiados, que lo aprobó unánimemente en la celebrada en Sevilla el quince de diciembre de dos mil uno.

El Presidente del Ilustre Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Andalucía, en el ejercicio de sus atribuciones y cumpliendo con lo establecido en el Artículo 41, de los Estatutos del Ilustre Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Andalucía

RESUELVE:

Aprobar el Código Deontológico de la Fisioterapia del Ilustre Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Andalucía.

Por el Ilustre Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Andalucía se tomarán las medidas oportunas para la difusión a todos los profesionales de Fisioterapia del presente Código Deontológico.

El Código Deontológico de la Fisioterapia entrará en vigor el día de la fecha de su publicación.

Y para que conste, expido y firmo la presente en Sevilla, a dieciocho de diciembre de dos mil uno.

Vº Bº

Alejandro Plaza Fernández (Presidente)    Manuel Alcantarilla Muñoz (Secretario General)
Las funciones del fisioterapeuta irán encaminadas a la prestación de atención por los medios físicos, que están contenidos en el curriculum académico de la Fisioterapia, de forma directa e integral, orientando estas atenciones en el fomento y protección de la salud, prevención de la enfermedad o de la incapacidad, y recuperación funcional del paciente para su posterior reintegración al medio familiar, sociocultural y laboral.

Es, por tanto, papel del fisioterapeuta el establecer planificar y aplicar las actuaciones y tratamientos fisioterápicos, que por medio de agentes físicos curan, previenen, recuperan, adaptan y readaptan al sujeto afecto de disfunciones somáticas o para conservar un adecuado nivel de salud del ciudadano.

Esta atención se prestará tanto a individuos y/o grupos enfermos como sanos y significa la aportación de la terapéutica por medios físicos a la seguridad, bienestar y ayuda en situación de salud / enfermedad.

Además de las funciones asistenciales, el fisioterapeuta tendrá la obligación de realizar una labor de gestión en los centros, tanto públicos como privados donde se desarrollen actuaciones relacionadas con la Fisioterapia.

También, dentro de las actividades del fisioterapeuta se contempla su labor como docente en el área de Fisioterapia dentro de la Universidad, y fuera de la misma en la formación continua.

El fisioterapeuta también es responsable de velar por las normas profesionales y de ética y las leyes que gobiernan la práctica de la fisioterapia.
Articulo 1º.- La deontología fisioterapeútica es el conjunto de los principios y reglas éticas que deben inspirar y guiar la conducta profesional del fisioterapeuta.
El Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Andalucía velará por el cumplimiento de las disposiciones recogidas en el presente Código.

Artículo 2º.- El Código Deontológico de la profesión de fisioterapeutas en Andalucía está destinado a servir como regla de conducta profesional en el ejercicio de la fisioterapia, sea cual fuere la modalidad de su ejercicio.
El Ilustre Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Andalucía, de conformidad con sus normas, juzgará el ejercicio de la profesión de sus colegiados y de otros fisioterapeutas incorporados en Colegios Profesionales, que ocasionalmente o por traslado de expediente, ejerzan su actividad dentro del territorio de la Comunidad Autónoma de Andalucía.

Artículo 3º.- El fisioterapeuta ejercerá su profesión de conformidad con las reglas contenidas en el presente Código y con respeto, además de estas normas, con las normas éticas y deontológicas vigentes en el ámbito del Colegio de acogida o en el que desarrolle una determinada actividad, así como las disposiciones que emanen del Consejo General de Colegios de Fisioterapeutas de España.
Articulo 4.- Independencia y autonomía. La Fisioterapia constituye una profesión autónoma e independiente, con identidad propia dentro del ámbito de la salud.
Sus funciones quedan delimitadas de conformidad con la legislación vigente y la lex artis medicae propia, estando las mismas encaminadas al fomento de la salud del paciente. Los fisioterapeutas han de conocer sus responsabilidades y los límites de su actuación profesional.
La independencia del fisioterapeuta le permite rechazar las instrucciones que en contra de su ámbito competencial le pretendan imponer otros profesionales sanitarios, cuando considere que con las mismas se coarta su independencia o competencias que le son propias.

Artículo 5.- Respeto a los Derechos Fundamentales de las Personas. El fisioterapeuta en el desarrollo de su profesión está obligado a respetar y promocionar los derechos fundamentales inherentes a la persona, con especial consideración como profesional de la salud a los derechos individuales y colectivos del usuario.
Por ello, el fisioterapeuta estará obligado a prestar una asistencia sanitaria sin hacer diferenciaciones por raza, sexo, edad, religión, nacionalidad, opinión política, condición social, estado de salud o cualquier otra diferencia. Asimismo deberá proteger al paciente mientras esté a su cuidado, de posibles tratos humillantes, degradantes o de cualquier tipo de afrentas a su dignidad personal.

Artículo 6.- Derecho a la Salud. La actividad del fisioterapeuta tiene como fin supremo la Salud del paciente. El Ilustre Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Andalucía velará por el respeto debido a los derechos y dignidad de los mismos.

Artículo 7.- Información. El fisioterapeuta informará en términos comprensibles al usuario en todo momento acerca del tratamiento aplicado, sus riesgos, y la duración estimada del mismo.
Asimismo informará acerca de sus honorarios, cuando así sea requerido, con anterioridad al inicio de su actuación.

Artículo 8.- Secreto Profesional. El fisioterapeuta está obligado a guardar secreto sobre los hechos de carácter sanitario de los que tenga conocimiento con motivo de su actuación profesional, exceptuándose dicha obligación cuando sea necesario comentar o consultar con otros colegas para el éxito y buen fin de la recuperación del paciente, ocultando su identidad en cualquier caso. Deberá hacer respetar el secreto profesional a su personal y cualquier otra persona que colabore con él en el ejercicio de su actividad profesional. Este obligación permanecerá indefinidamente.
Artículo 9.- El fisioterapeuta forma parte del sistema de salud al cual aporta, desde la autonomía de sus conocimientos, su propio criterio profesional en la asistencia que le es atribuida.

Artículo 10.- En su actividad profesional el fisioterapeuta ha de mantener una actitud colaboradora y respetuosa con los diferentes profesionales de la salud que intervengan en la atención asistencial.

Artículo 11.- El fisioterapeuta respetará el ámbito competencial de otros profesionales de la salud y hará respetar el suyo propio; No permitirá que el personal que tenga a su cargo invada campos competenciales que no le sean propios.

Artículo 12.- El intercambio de datos y de información relativa a la dolencia del paciente constituye una importante ayuda para la asistencia sanitaria. Por este motivo, el fisioterapeuta tiene el derecho de recabar y de obtener los que le sean necesarios para su intervención; de igual forma facilitará a sus colegas y a otros profesionales de la salud los que les sean necesarios para la atención del paciente, siempre y cuando no sean confidenciales o atenten contra su dignidad.

Artículo 13.- La Fisioterapia, como ciencia autónoma, deberá ser aplicada exclusivamente por un Diplomado en Fisioterapia, prohibiéndose la delegación en otras personas que no se hallan capacitadas legalmente para aplicarla. Todo tipo de material estrictamente fisioterapeutico tanto de evaluación como de intervención, queda reservada al uso exclusivo de los fisioterapeutas, absteniéndose de facilitarlas a personas no competentes para su uso o aplicación.
Artículo 14.- Las relaciones entre fisioterapeutas han de estar presididas por el respeto mutuo y la recíproca consideración; el buen ánimo y disposición son valores que han de presidir toda solicitud de cooperación, colaboración o consejo, procedentes de compañeros que tengan necesidad de ella.
El fisioterapeuta de mayor antigüedad en el ejercicio profesional debe prestar desinteresadamente orientación, guía y consejo de modo amplio y eficaz a los recién incorporados; que, a su vez, tienen el derecho de requerir consejo y orientación a los fisioterapeutas experimentados, en la medida que sea necesaria no solo para cumplir cabalmente con su cometido asistencial sino para la adquisición de conocimientos inherentes al ejercicio práctico de la profesión.

Artículo 15.- El fisioterapeuta no debe interferir en la actuación profesional de otro compañero sin comunicación previa; salvo en casos de indudable urgencia. En este caso, es su deber poner en conocimiento, de forma inmediata, a su compañero de aquellos datos y circunstancias de interés asistencial.
Si por circunstancias sobrevenidas que afectasen al fisioterapeuta, éste dejase de prestar sus servicios al paciente, procurará que manera inmediata sea atendido por otro compañero, y asistiéndole en caso de que se dilatase dicha atención.

Artículo 16.- Las actuaciones profesionales de un fisioterapeuta no podrán ser descalificadas de manera pública o menospreciante por un compañero en ningún momento, considerándose como agravante las expresadas ante el paciente o los familiares de éste. En caso de que la actuación del compañero viole la más elemental pericia profesional, se pondrá en conocimiento del Colegio a fin de depurar las responsabilidades que procedan.

Artículo 17.- Las infracciones de la presentes normas deontológicas deberán ser comunicadas al ente colegial, en especial las referentes al intrusismo, sin que ello suponga vulneración del deber de confraternidad exigible entre profesionales de la Fisioterapia.
A los efectos de este Código Deontológico, se considera intrusismo todo ejercicio de la Fisioterapia o sus técnicas sin estar en posesión de los requisitos legalmente establecidos de titulación y colegiación.
Artículo 18.- El fisioterapeuta en su comportamiento profesional tendrá en consideración su carácter sanitario y su actividad estará, en todo momento, dirigida a la promoción de la Salud, prevención, recuperación, educación, readaptación o mantenimiento de la salud del paciente que habrá de prevalecer sobre cualquier otra conveniencia.
Se ejercerá la profesión con respeto a la dignidad y la singularidad de cada paciente, sin hacer distinción alguna por razones de la situación social, económica, características personales o naturaleza del problema de salud que presenta. Administrará sus cuidados en función exclusivamente de las necesidades sanitarias de sus pacientes.

Artículo 19.- El fisioterapeuta ha de respetar el derecho del paciente a su propio cuerpo, y por tanto, se asegurará de que su intervención haya sido libremente consentida y autorizada por el mismo o, en su defecto, por sus parientes más proximos con capacidad de decisión.
A tal efecto, se facilitará, de forma comprensible, información al interlocutor acerca de la naturaleza y alcance del tratamiento, y el desarrollo de sus efectos, ofreciéndole toda la información adicional que solicite, incluso por escrito si así lo solicitare.
El interlocutor ha de ser siempre el paciente, excepto cuando por motivo de su minoría de edad o incapacidad, corresponda a otras personas conocer y decidir su intervención. En tales casos deberá dirigirse a su tutor legal o sus parientes directos en su defecto.

Artículo 20.- Si el paciente no estuviese en condiciones de prestar su consentimiento a la actuación de un fisioterapeuta, y resultase imposible obtener el consentimiento de su familia o allegados, el fisioterapeuta podrá y deberá prestar los cuidados que le dicte su ciencia para evitar un daño irreparable.

Artículo 21.- El fisioterapeuta solicitará al paciente o directamente al médico, el diagnóstico clínico por el que estuviera indicada la actuación fisioterapeutica.

Artículo 22.- El fisioterapeuta mantendrá en secreto toda la información de la que tenga conocimiento con motivo de su actuación profesional, y sólo podrá hacer uso de ella para un uso estadístico o docente, con la prohibición de divulgación de los datos personales.

Artículo 23.- El fisioterapeuta asume la responsabilidad de las decisiones que a nivel individual debe tomar en ejercicio de su profesión. No debe aceptar el cumplimiento de una responsabilidad que no sea de su competencia, en demérito del cumplimiento de sus propias funciones o las de otros profesionales sanitarios.

Artículo 24.- El fisioterapeuta nunca deberá delegar en cualquier otro miembro del equipo de salud, funciones que le son propias y para las cuales no están los demás debidamente capacitados.

Artículo 25.- Es derecho del usuario obtener un informe, emitido por el fisioterapeuta, relativo a su valoración funcional y la asistencia que se le ha prestado. El contenido del dictamen será auténtico y veraz, y será entregado directamente al usuario o su representante legal.

Artículo 26.- El fisioterapeuta deberá abstenerse de iniciar un tratamiento que no pueda atender debidamente, por tener comprometida su asistencia a un número de pacientes que supere su capacidad.

Artículo 27.- El fisioterapeuta tiene la obligación de desarrollar el tratamiento en su integridad. Cuando el paciente abandone voluntariamente el tratamiento fijado deberá ser advertido por el fisioterapeuta sobre las consecuencias que puede conllevar para su salud.

Artículo 28.- El fisioterapeuta, con independencia de su ámbito profesional, deberá llevar un protocolo de registro de Fisioterapia que se incluirá en la historia de Salud de cada paciente, indicativo al menos de la evaluación inicial, el tratamiento aplicado, y la finalización de su actuación profesional. El fisioterapeuta tiene el deber y también el derecho de redactarla.

Artículo 29.- Ningún fisioterapeuta puede derivar pacientes del centro público o en el que ejerza por cuenta ajena la actividad al gabinete privado propio o de otros compañeros con fines lucrativos.
Artículo 30.- Para ejercer la Fisioterapia en Andalucía, de conformidad con la legislación vigente, es requisito indispensable estar colegiado en el Ilustre Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Andalucía.
Se considera infracción ética, además de otras infracciones de tipo administrativo, cuando el fisioterapeuta haya ejercido su actividad profesional sin haber procedido a su incorporación al Colegio Profesional que territorialmente le corresponda.

Artículo 31.- El Ilustre Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Andalucía ha de poner todos los medios a su alcance para conseguir que los fisioterapeutas puedan conseguir una formación continuada idónea.

Artículo 32.- El fisioterapeuta ha de contribuir a la defensa de los derechos y principios establecidos en este código y en los Estatutos del Colegio.

Artículo 33.- El fisioterapeuta tiene la obligación de promover la calidad de la Fisioterapia y de evitar el intrusismo así como la competencia desleal, por tanto, ha de comunicar al Colegio los hechos y las sugerencias adecuadas para este propósito, aportando pruebas de las situaciones que permitan el ejercicio de la Fisioterapia por parte de las personas que no sean fisioterapeutas o no estén debidamente habilitadas y reconocidas.

Artículo 34.- El fisioterapeuta ha de admitir y hacer efectivo el resultado de los arbitrajes colegiales a los cuales se haya sometido con motivo de asuntos estrictamente profesionales, de conformidad con lo estipulado en la Ley 36/1988, de 5 de diciembre, de Arbitraje Privado o cualquier otra norma futura que la complemente o la sustituya.
Artículo 35.- El fisioterapeuta podrá realizar publicidad que sea digna, leal, y veraz, de sus servicios profesionales, con absoluto respeto a la dignidad de las personas, a la legislación existente sobre dichas materias, sobre defensa de la competencia y competencia desleal, ajustándose en cualquier caso a las normas deontológicas recogidas en el presente Código y las que, en su caso, dicte el Consejo General de Colegios de Fisioterapeutas de España y el Colegio en cuyo ámbito territorial actúe.
En particular se considera infracción deontológica, aquella publicidad que suponga:
  • Revelar directa o indirectamente hechos, datos o situaciones amparadas por el secreto profesional.
  • Afectar a la independencia del fisioterapeuta.
  • Prometer la obtención de resultados que no dependan exclusivamente de la actividad del fisioterapeuta que se publicita.
  • Hacer referencia directa o indirectamente a pacientes del propio fisioterapeuta o éxitos profesionales.
  • Establecer comparaciones con otros fisioterapeutas o sus actuaciones concretas o afirmaciones infundadas de autoalabanza.
  • La utilización del símbolo y marca del Colegio sin haber obtenido la previa autorización por la Junta de Gobierno.
Artículo 36.- El fisioterapeuta está obligado a:
  • Cumplir lo establecido en los Estatutos del Ilustre Colegio Profesional de fisioterapeutas de Andalucía, así como el de los Colegios territoriales en que pueda ejercer la profesión, así como la demás normativa institucional de la Fisioterapia y los acuerdos y decisiones de los órganos de gobierno en el ámbito correspondiente.
  • Respetar las decisiones de los órganos de gobierno y a los miembros que lo componen, debiendo atender con la máxima diligencia las comunicaciones y citaciones emanadas de tales órganos o de sus miembros, en el ejercicio de sus funciones.
  • Contribuir al mantenimiento de las cargas colegiales y demás contribuciones económicas del Colegio en la forma y tiempo que se hayan establecido.
  • Los fisioterapeutas que ejerzan en territorio diferente al de su colegiación estarán obligados a comunicarlo al Colegio en que vayan a hacerlo en la forma que establezca el Consejo General de la Fisioterapia o, en su caso, los Colegios autonómicos, así como a consignar, en todos los escritos y actuaciones en que intervengan, el Colegio al que estuviesen incorporados, su número de colegiado y la fecha de la comunicación.
Artículo 37.- Cualquiera que sea el régimen profesional que adopte el fisioterapeuta ha de ejercer su actividad respetando los principios de este Código y promoviendo su seguimiento en su ámbito de actuación.

Artículo 38.- Por su condición de profesional de la salud, el fisioterapeuta está obligado a ofrecer y aplicar sus conocimientos profesionales en las situaciones de urgencia en las cuales sea requerida su actuación o de las que tenga noticia.

Artículo 39.- El fisioterapeuta debe facilitar en todo momento información veraz al paciente en relación con su tratamiento, y no prolongarla indebidamente tanto si ha alcanzado los objetivos propuestos, como si tras un tiempo razonable aparece que, con los medios o recursos a su disposición, es incapaz de alcanzarlos. En este caso indicará a la persona, grupo, institución o comunidad las medidas que se consideren más acertadas para el bien del paciente.
El fisioterapeuta debe tener especial cuidado en no crear falsas expectativas que después sea incapaz de satisfacer profesionalmente.

Artículo 40.- El fisioterapeuta tiene derecho a desistir de la asistencia sanitaria prestada a un paciente determinado, siempre que se vea profesionalmente incapaz de alcanzar los objetivos trazados, y cuando por causas imputables al paciente, se origine un grave conflicto con éste. La renuncia no significará abandono, y en consecuencia, deberá esperar a que sea convenientemente sustituido por otro profesional, una vez exponga las razones de su renuncia. Para el supuesto de que no sea atendida su petición de renuncia, podrá consultar con su Colegio Profesional y solicitar la mediación que sea necesaria.
De conformidad con lo dispuesto en el artículo 16.1 de la Constitución Española, el fisioterapeuta tiene, en el ejercicio de su profesión, el derecho a la objeción de conciencia que deberá ser debidamente explicada ante cada caso concreto. El Ilustre Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Andalucía y el Consejo General velarán para que ningún fisioterapeuta pueda sufrir discriminación o perjuicio como consecuencia del uso de ese Derecho.

Artículo 41.- Será constitutiva de infracción deontológica grave la comisión de una acción, con ocasión del ejercicio profesional, tipificada como delito o falta en el Código Penal cuando así se resuelva mediante sentencia firme.
Artículo 42.- La aplicación de los principios contenidos en éste Código han de evolucionar y se han de ajustar a la realidad social en la que están insertos y, por tanto, podrán ser sustituidos por otros, modificados o interpretados según evolucione la Fisioterapia, y en general, las Ciencias de la Salud.
En todo caso los principios rectores y los Derechos Fundamentales contenidos en la Constitución Española serán siempre las pautas que inspiren, cualquiera que sean las modificaciones que sufra el presente Código Deontológico.
facebook twitter youtube linkedin instagram
Zona privada
:
:
grafica estadisticas
Total visitas
5893525
Visitas sección
10401


Sede Sevilla: C/ Conde de Cifuentes, 6. CP: 41004 (Sevilla) Tfno: 954 98 88 50 Fax: 954 98 88 51 - E-mail: colegio@colfisio.org
Oficina Málaga: C/ Salitre, 11. CP: 29002 (Málaga) Tfno/Fax: 951 24 61 99 - E-mail: oficinamalaga@colfisio.org
logo_colfisio
Director de contenido: Álvaro Lasa Puech
Aviso legal   |   Política de cookies   |   Protección de datos
Diseño y Programación Web:
ViaFisio, S.L. - www.viafisio.com